miércoles, 9 de mayo de 2007

El cuarto de reflexiones

Una de las frases más impactantes que aprendí en la niñez fue, "lo único cierto e inexorable en la vida, es la muerte". Así tan contradictorio como se oye, así tan fuerte, crudo, realista y materialista, la expresión no deja de ser verdadera. En el libro Viaje a Ixtlán, de Carlos Castaneda, don Juan Matus le dice a Carlitos que ante la idea de la muerte, lo demás pierde sentido. Es cierto, todo carece de importancia al saber que estamos próximos a morir, la muerte es la mejor consejera, siempre nos dice cuando estamos en peligro, nos hace tener miedo y así llama nuestra atención para no tener que llevarnos antes de tiempo. Danzamos ante la muerte, la respetamos, y esperamos que nos deje vivir hasta que nos pida la danza final.
En el cuarto de reflexiones todo pierde sentido. Morimos simbólicamente para renacer. Pero ¿qué más hay en ese cuerto de reflexiones que atrapa nuestros sentidos? Si alguien quiere completar y enriquecer este tema, no dude en hacerlo, nos servirá a todos.

(Publicado por MM Hugo Martínez Maguey.)

4 comentarios:

El Shoin dijo...

El cuarto de reflexiones es mas que el lugar donde mueres, es la primera leccion de la masoneria y ya que entras ahi, ahora debes buscar tu propio cuarto de reflexiones, buscar dentro de ti, recuerden queridos hermanos: conocete a ti mismo y conoceras a los dioses.

José María dijo...

Al igual que la crisálida... el "capullo" me sirve para re-crearme y transformar mi "cuerpo" en un ser mas elevado. Tengo la oportunidad de re-nacer como un nuevo hombre; que al igual que a la mariposa... le salgan alas a la serpiente para remontar el cosmos en busca de la unidad con el padre.

Pepe Flores dijo...

En Masonería la muerte es considerada como un paso, como un cambio de estado y se le ve como simultánea al renacimiento o resurrección. La Muerte Iniciática no es solo alegórica, pues al morir el hombre viejo mueren con él los condicionamientos, las limitaciones y los prejuicios del ser ordinario; esclavo de lo sucesivo, aparente y transitorio, y nace la posibilidad de recuperar la libertad de su conciencia.

“Si el grano de trigo no cae en la tierra y muere, queda solo; pero si muere, da mucho fruto. El que ama su vida la destruye; y el que desprecia su vida en este mundo, la conserva para la vida eterna” (Juan 12, 24-25)

Anónimo dijo...

ATRAPA LA REALIDAD, LA MENTIRA, EL ODIO EL AMOR, LA TRISTEZA, LA ALEGRIA, EL TEMOR, TODO SE CONJUGA TODO SE UNE A UN MISMO PENSAMIENTO, EXPERIMENTA EL SENTIDO DE LA CONCIENCIA, EL QUIEN SOY, SI ES CIERTO QUE LO SOY, DESCENDEMOS AL ABISMO PARA CONFESAR ANTE LA PRESENCIA DE NUESTRO G:. A:. D:. U:. LO QUE DEBO SER Y LO QUE HE DE HACER PARA EL BIEN DE LA HUMANIDAD.